Confía

Ser parte de grupos de líderes es un desafío, convivir con personas es un reto diario, los compañeros no son máquinas que se puedan con trolar cada uno tiene sus propios sentimientos y el próposito es cada que uno se desarrolle para lograr un objetivo común. Uno de los desafíos más grandes que se me han presentado es confiar, en específico delegar, y darme cuenta que no puedo hacerlo todo yo sola.

Mi primera semana de guardia en el internado no ha sido fácil, conocer a 2 personas con diferentes orígenes, ideas y personalidades es un trabajo díficil sobretodo si en tan solo unos días deben aprender a trabajr juntos para lograr salud de otros. 

Mis responsabilidades hoy se acumularon y ciegamente pedí a uno de mis nuevos compañeros ayuda para completar una de las tareas, ante poniendome a todos mis demonios delegué.